martes, 10 de agosto de 2010

Sensibilidad y sensualidad

Dice el DRAE  sobre la una que es:

Facultad de sentir, propia de los seres animados.

Propensión natural del hombre a dejarse llevar de los afectos de compasión, humanidad y ternura.
Cualidad de las cosas sensibles.
Grado o medida de la eficacia de ciertos aparatos científicos, ópticos, etc. -aquí no hace a caso-
Capacidad de respuesta a muy pequeñas excitaciones, estímulos o causas.


y sobre la otra dice:

Cualidad de sensual.
Propensión excesiva a los placeres de los sentidos.




encontramos sobre el adjetivo sensual:

Perteneciente o relativo a las sensaciones de los sentidos.

Se dice de los gustos y deleites de los sentidos, de las cosas que los incitan o satisfacen y de las personas aficionadas a ellos.
Perteneciente o relativo al deseo sexual.


Por los ojos y os oídos, por la vista y el oído entra la Fe.

En la vida sensitiva son dos sentidos corporales fundamentales, en tal punto es así, que en numerosos casos los otros tres; gusto, olfato y tacto, aún no estando presentes, son evocados por la potencia de la memoria del alma.


No hay peor sordo que el que no quiere oír, ni peor ciego que el que no quiere ver. No es poco significativo que una de las enfermedades causadas por el maligno es la sordomudez del hombre,  sordomudo sí pero no nativo.

No te dejan oír, no te dejan ver.  Lo hacen de dos modos distintos. Con el tiempo, a medida que se enraíza la maldad, el vicio, la costumbre, todo se entibia, enfria, endurece, y ya el hombre anda suelto a gusto con las gafas negras y los tapones en los oídos. Muy suelto y muy a gusto.

También los hay que llegados a la liberación, sanados de la ceguera y siendoles abierto el oído, no quieren ver, no quieren oír. Declarándose hijos de su padre.

Pero, ¿qué hay de los que han sido liberados tras muchos años de cautiverio y quieren oír y ver la salvación de Dios en sus vidas?, los que quieren ser hijos del Padre se enfrentan a la realidad. Me refiero a la REALIDAD de su vida.

La radicalidad del Evangelio es para éstos. La tibieza se vuelve vomitiva. La batalla arrecia y se exprimentan REALIDADES que van más allá de los sentidos del cuerpo.

La soledad absoluta del sediento le hace correr hacia la LUZ, la incomprension alrededor, el descubrimiento del AMOR y la lucha contra el mal; contra la carne, contra el mundo y contra el maligno.

Días en los que Dios habita de manera manifiesta extraordinaría dentro del alma. EL ABRAZO DE DIOS. Las primeras victorias, los vuelos del alma al Cielo, la debilidad, nuestra pequeñez y la sutileza, sagacidad, astucia y concurso de los malignos y colaboradores, a la par con el ENCUENTRO de fortalezas, bastiones, fortínes de los hijos que son del Señor de los Ejércitos.

La REALIDAD que perciben nuestros sentidos corporales y espirituales, alma y cuerpo, en una unión tan íntima, que nacemos a la VIDA, me refiro al encuentro con Cristo, la muerte y resurrección.

Resucitado con Cristo. Es una experiencia vivida y grabada en el corazón. Una batalla por dar muerte a todo lo terreno sin engaño ninguno, sin dejar que deje de entrar todo el sol en todo el alma.

Requiere que todos los sentidos actúen juntos, obren en colaboración, que aspiren, pretendan, soliciten la presencia continua de Dios, el Cielo, donde ya todos los sentidos buscan CONOCER a Dios.

Llega un punto en el que todo a nuestro alrededor está abierto y goza de la presencia de Dios, y la lucha debe centrarse en no dejar que lo demás adquiera valor si no es en relación al centro de todo que es nuestro Amado.

Tengo la enorme suete de poder estar en todo momento junto a mi amor en todos y aprender, gozar, vivir, sentir, vivir, ¿cuándo empezaré a amar de verdad?, más firmeza, disciplina, discernimiento, reflexión, pero todo con JESúS, todo con AMOR, porque por ese mismo camino asechan los otros, y sin Cristo, aún haciendo lo mismo habrá egoísmo, crueldad, injusticia, soberbia, poco a poco volverán las cadenas y ya no te dejarán ni si quiera que andes suelto con las gafas, no, te aviso que si te cazan vas a calabozo más profundo co cadenas más gordas, ojo con  los siete peores que el primero.

No sobra una coma, lo recuerdo en la oración y lectura sin perder nunca la PAZ.

-tengo que cambiar de teclado, éste, se come las letras-

3 comentarios:

Felicitas dijo...

No es afluente suave, sino torrente de contenidos, todos para Dios. Y la Gracia sigue fluyendo, copiosa, empapando la tierra, antaño reseca, y ahora que comienza a estar mullida...
Deo Gratias.
;O)

Javier Vicens y Hualde dijo...

"más firmeza, disciplina, discernimiento, reflexión, pero todo con JESúS, todo con AMOR"

Parece un excelente propósito, oiga. ¿Cómo ponerle patas?

Theo dijo...

Hola. Un torrente que empapa bien, lo aprendo. Gracias hermana Felicitas.

Las pone el Carpintero,yo tengo que querer la doctrina; toda y limpia. Abierto a Él, al oír su palabra en el Evangelio y en la vida de mis hermanos. ¿cómo si no? Gracias D. Javier por comentar.