sábado, 22 de mayo de 2010

Macizo



Dime, ¿qué ves?


Masa, macizo, piedra, BLANCO, un blanco que no refiere sea el blanco de la piedra de la fachada, hablamos del BLANCO. ¿me sigues?



BLANCO, ¿ves blanco?, ¿logras ver el zócalo?, el cuerpo tiene unas proporciones descomunales respecto a las labores humanas. Todo él es zócalo, base.


La Escala.



Parece que toda actividad va a ser engullida por sus muros, por su gravedad, por el cuerpo. Sucede que en inicio, es principalmente un MACIZO.


En el PRINCIPIO es Macizo.


Visto desde el EXTERIOR, todo en él transparenta FIRMEZA.


El cuerpo que es ZÓCALO, macizo, sólido, crea el espacio centrífugo, el exterior es el espacio, primero la Urbe luego el Orbe. La edificación establece una relación, es más une al ser, todo el espacio exterior y en la columnata realiza el signo que abraza al pueblo venido del Orbe, congregado por la PALABRA PROCLAMADA.


Id y vienen.



¿que vemos?, tal vez nos detengamos en Maderno, es posible componer música en cada moldura, escocia, gola, rincón y detalle, hay poesía, hay geometría, hay ARMONÍA, habla del orden y la obra de un ser que en la imagen y semejanza logra hacer compendio, de una manera concreta, ordenada, tal y como estaba dispuesto desde el PRINCIPIO.


¿Qué hay que maravilla?, la escala, tal vez, la variedad de mármoles y exuberancia de detalles, pero de fondo suena una melodía que sólo reconocerán aquellos que saben ESCUCHAR la trascendencia de la existencia y comprenden la participación de las cosas en el SER creador de ellas, la huella de su Señor. El señorío de su gobierno y la manera en que todas las cosas están a él ligadas, TODO LO QUE ES SUYO.


Bien, la basílica es zócalo, macizo, es BLANCO, es PUREZA, como lo es el agua y lo es el desierto, hay en san Pedro una relación BASAL, base de columna, zócalo, plinto, basa, firmitas. Una relación que trae al CUERPO la ciudad, el planeta, el cósmos.


En el mundo hay muchos edificios más grandes, más altos, más pesados, mucho más gravitacionales, mezquitas, sinagogas, etc, sin embargo, es en la Roma de la cumbre de todos los tiempos, el TIEMPO, cuando al consumarse, lo que existía creado, lo que existe por OBRA adquiere todo sentido, en la ENCARNACIÓN, desde el PRINCIPIO, todo en él adquiere ahora la FUERZA, el RIGOR, la SENCILLEZ y la PUREZA en ella existente desde siempre pero ahora desvelada, y es que por GRACIA hemos despertado a la VIDA, y con nuevos ojos podemos ver, dar nombre.


El NOMBRE.


Nombre sobre todo nombre es el NOMBRE que nos ha sido dado, se ha encarnado y entregado y con él todo el CREADOR, que son TRES Personas y un solo Señor.Es desde el misterio de la ENCARNACIóN cuando se logra ver la anchura de lo elevado, la profundidad de lo creado.


Desde la plaza de san Pedro, comprendemos estar en el ESPACIO EXTERIOR marcado por el MACIZO que nos hace participar del carácter centrífugo de este espacio.


El MACIZO, sólido, masa, PIEDRA, BLANCO, se abre en su seno y aparece el HUECO, el en medio, el BLANCO rompe en todos los colores sólo cuando en el MACIZO hay Espacio interior.


Aquí aparecen diversas maneras de penetrar en el espacio. Saltando, cuando del exterior entramos y recorremos el edificio. Los espacios son inconexos y no logramos comprender nada.



NADA.



Fluyendo, cuando por la liturgia, si, la LITURGIA somos introducidos los LLAMADOS al seno de la PIEDRA. Las PIEDRAS del TEMPLO, en el único CUERPO. Se celebra la EUCARISTÍA y TODO adquiere sentido. La PROCESIÓN, la entrada, los cantos, la circulación, el beso.


PAZ Y BIEN.


Nos hemos adelantado, volvamos atrás, estamos en un edificio cuyo hueco devora, un macizo que reqiere se le arranque carne para hacer el hueco. Entramos en el SACRIFICIO.
Bueno, por ahora me quedo en el espacio creado por el zócalo, que es BLANCO, no por el color de la fachada sino por el significado de su ser, su nombre, el nombre... ya, qué importante es el NOMBRE en todo esto, tanto cómo el determinante.
Parece guasa pero es DETERMINANTE.
Y la LITURGIA en el CAMINO, la SILLA. ¿dentro del macizo un espacio?, ¿hacer hueco?, Reposar, DESCANSAR, la creación, el origen, el fin.
y
¿a dónde nos vamos? pues más atrás, nos vamos a tiempos del abate Suger.

2 comentarios:

Avaferay dijo...

Te encontre en el blog de comentarios del P. Fortea, te invito a que regreses pronto, dejanos tu mail, y en tu perfil.
Tienes un blog bonito.
Saludos

Theo dijo...

Hola, gracias por comentar.