domingo, 25 de diciembre de 2011

Ser y hacer

Bueno, ya has visto que tenemos el 2357, 2358 y 2359 bajo el título: Castidad y homosexualidad en exclusiva para adentrar a todos los hermanos en esta realidad que vivimos, me gustaría precisar que vivimos una realidad, no una distorsión de lo que es sino una consecuencia del pecado, una grieta si se quiere ó en términos de muerte-pecado, una enfermedad, cierto, no está demostrado, nos tienen muy trillados con esas cosas, pero me refiero a la enfermedad como la muerte que entra en el Hombre y la Mujer tras el pecado original, vienen la mentiras, el homiciodio, el robo, los pecados capitales, etc, enfermedades del alma. Porque nuestro cuerpo no tiene tara hablando de gays, no hablamos de un fenómeno físico que se refleja o traspasa al alma sino de un mal que viene del pecado original y que Dios lo empleará sacando un gran bien si tu vida está abierta a la acción de Dios, que es la labor del Espíritu Santo, si tu alimento es  Cristo mismo que se nos da en la Eucaristía y que es nuestro modelo de CASTIDAD, lo es para todos, aquí hablamos de lo nuestro. Sobre las enfermedades heterosexuales sólo vamos a apuntar algunas para que intuyan sus vigas; porque teniendo por dónde hacer bien las cosas prefieren la fachada trasera, por ejemplo, ó teniendo todo dispuesto según natura usan boca, manos, dedos, utensilios, etc... y que dominar/vejar al otro tiene un padre conocido que paga muy mal a sus siervos.

Bueno, nosotros a lo nuestro. el punto 2396 deja claro el grupo de prácticas graves y hemos de fijarnos que hablamos de practicar, de hacer. No de ser.

Ojalá no fuéramos, un problema menos dirán unos, pero no te preocupes que ya tendrás otros en este Valle que te hagan llorar y traerás, si abres tu vida a Cristo, las gavillas cantando. Lo que podemos porque Cristo nos ha liberado, detalle esencial, es dejar de hacer el mal. Un mal grave que avivan las fuerzas infernales y los espíritus inmundos porque causan mucho desastre en el alma y en la Iglesia a la cual pertenecemos como hijos. Dejar de ofender mintiendo, dejar de robar, dejar de asesinar, dejar de cometer  actos homosexuales, bíblicamente llamado el conjunto de éstos últimos como sodomía.

Hay un ser y hay un hacer. De los 27 libros del Evangelio sólo el de Mateo está escrito en Arameo, lengua de Jesús, los demás están escritos en griego. Lengua pagana que define mucho mejor que la semita, mucho más precisa y que permite a medida que se van estudiando las raíces ir profundizando en el conocimiento del significado. Pero ojo, sin desvirtuar ni mucho menos acomodar las cosas a un prejuicio ó interés, por eso ha de hacerse siempre de la mano de nuestra Madre, la única Iglesia de Jesús.

Ser. Una realidad que nos impide tener una atracción hacia el otro sexo. Una carencia inicial en unos casos, pérdida en el camino en otros que cuando se establece, la atracción, recae por egoísmo en el mismo sexo, es decir se desordena, en ningún caso la atracción  sexual de procreación tiene sentido se debería orientar hacia el mismo sexo del cual no sale nada, es estéril, anti procreativo, no es ordenado a la procreación.Creo que cualquiera puede verlo objetivamente sin dificultad. El aparato reproductor no se puede  destinar como tal a otra cosa, el que comparta funciones del aparato urinario aquí no hace al caso. Como los labios para comer y para besar, nadie entendería ordenado emplear un riñón para respirar.

Hacer. Es la práctica ó conducta que sigue a tener desordenada la atracción hacia el mismo sexo y por tanto cerrada a la procreación, con independencia del tipo de acto en sí, no hay rastro de luz en tales actos si es que se cometen. Es el pecado mismo y Dios está 'ausente' en ese hacer. Sobre la presencia de Dios que todo lo ve no voy a entrar ahora pero algún día nos estremeceremos comprendiendo lo que hemos hecho ver a Dios y sufrir porque es amor y ve lo que nos hacemos a nosotros mismos al obrar alejándonos de Él que es lo mejor.  Por supuesto que besar a otro hombre no es pecado, pero dime ¿tiene sentido que des besos con lengua? ¿no crees que estás comenzando un incendio? ¿no sabes bien lo que es amor y lo que es pasión? Estas pasiones son incendiarias y participan directamente de las llamas del Infierno. La llamas como tormento pues no has de olvidar jamás que aquí, en la realidad, todo se paga. TODO.

3 comentarios:

Felicitas dijo...

¡Qué fuerte, qué valiente eres, Theo!
ERes la única persona que me ha hablado de estas cosas con tanta claridad, con tanto deseo de obedecer a Dios, pero discirniendo lo bueno de lo malo y todo ello me hace ver cuán dura es vuestra cruz, hermano y que es un misterio el por qué ocurre de esta manera...
Gracias por tu compartir y por tus explicaciones.
Un fuerte abrazo, hermano.

Theo dijo...

Gracias hermana.Todas las cruces son duras.Gracias.

Miriam dijo...

Me uno a la felicitaci´n de Felicitas.
Por hablar claro, con tanto sentido común y cariño, con paciencia para explicar y sin resentimiento ante los juicios injustos.

Y sigo leyendo...