domingo, 25 de diciembre de 2011

Catecismo.

Antes de entrar de lleno en el sexto mandamiento hay que  tener presente dos cosas fundamentales.

La primera. Hombre y mujer los creó Dios, nosotros no somos una tercera parte ni en número ni en género. El homosexual es un hombre y la lesbiana una mujer. Creo que todos lo tenemos muy claro. El que argumente otra cosa está muy, pero que muy extraviado así que vamos a ver ¿Qué creó Dios?

Dios creó un hombre y una mujer que estaban en gracia  y eran veraces, tal vez hoy tengamos que reconocer después de la caída original y nuestro propio camino y barrizal que no lo somos. Que el primer hombre que nace en pecado original es un asesino y lo es de su propio hermano menor. Somos mentirosos, hemos de luchar por permanecer en la verdad cuando suceden cosas que nos tientan a evadirnos ó escapar por el camino de la lengua satánica; la mentira. Y no de jamos de ser, en mi caso un hombre de esos que Dios creó como el resto de los hijos de Adán y vió que era bueno, pero hoy no puedo decir que soy ese hombre inicial que pisaba el Paraíso.

Pero cuando hablamos de Hombre y Mujer ya entendemos que nos referimos a los que los une y complementa y que en uno y en otra hay un instinto, una atracción y un acto mutuo que debe estar ordenado y ser ordenado según unas normas y leyes que sólo pueden provenir del único que es justo, del único bueno, del único que es santo.

La segunda es que los hombres  ó estamos llamados al sacerdocio ó vida religiosa ó lo estamos al matrimonio. Y aquí viene la primera pregunta trascendental, bien; ¿Y nosotros qué?


Sí, que pasa con los gays; para unos enfermos, viciosos, degenerados, etc, lo que quieras y hemos escuchado, ¿Qué hay de lo nuestro? Pues no hemos de concentrarnos sólo en los puntos del catecismo que se refieren a la homosexualidad sino que hemos de contemplar toda la sexualidad, en clave de AMOR, y por tanto divina. Entramos en el sexto mandamiento para ser perfectos como nuestro Padre.

Nuestro modelo de castidad es Cristo. Nosotros en general, si no lo somos de forma superficial por vicio como el exceso de pornografía o lujuria expeditiva ó algún 'hombre' que se cruzara en nuestra formación como personas, aspectos que pueden dar lugar a una homosexualidad superficial corregible, mira que no digo 'sanable' por no entrar a discutir, el resto digo no estamos vocacionalmente llamados al matrimonio. ¿De qué forma es Cristo nuestro modelo si Él es hombre en gracia, perfecto hombre  con instinto por la mujer? Bueno, no es fácil contestarte si no es de la mano del Espíritu Santo en oración. En tú oración con Él.  Después de leer y meditar el Catecismo leeremos la Palabra que es espíritu y vida.
En vez de pegar el rollo entras en el siguiente enlace a través de la imagen que te llevará al portal del Vaticano para que si lo deseas puedas navegar y consultar otros puntos ó buscar, recuerda que paseas por los pasillos de tu casa, no lo mires como un lugar frío de mármoles suntuosos con lujos imaginados y preconcebidos, muy fáciles de exitar por la imaginación, estás en el pasillo de tu casa al navegar por las páginas del Vatican.va






2 comentarios:

Felicitas dijo...

Un buen texto de Iglesia.
Gracias.

Theo dijo...

Gracias hermana.El que tenemos a mano todos para madurar la fe.Gracias.