domingo, 5 de septiembre de 2010

Caminar con Jesús

El Señor tiene al Caminar una sola dirección.

¿crees que hace falta decir que las otras direcciones no son, no llevan, no acompañan, no terminan bien?

Además él aprieta el paso, no es un paseo para ir cargado con cosas, a mí me pueden seguir  bien el rastro por todas las que voy tirando por el camino, no acabo de tener claro que bastan muy pocas, que tal vez sea necesario una sola.

Tenemos además nosotros una instrucción muy clara «Huye, si quieres salvar la vida. No mires hacia atrás, ni te detengan en ningún lugar de la región baja. Escapa a las montañas, para no ser aniquilado».Génesis 19,17 fijándonos en
NO MIRES ATRÁS NI TE DETENGAN EN NINGÚN LUGAR DE LA REGIÓN BAJA, no mirar atrás es importantísimo, mucho más que sortear las trampas futuras y  también lo es caminar hacia el lugar de salvación a prisa, tijera y cuchillo, soltar amarras, levar anclas, como lo quieras decir, además, recuerda que la fuerza en ese momento es especialmente intensa para lograr hacerlo rápido y bien.

Nuestro camino será  intercesión, con sacrificios y actos de amor  a Jesús y María con Fe, para lograr refugiar y salvar  un pequeño grupo de almas que el Señor quiere que tengamos presentes para realizar por ellos una labor a lo Simón de Cirene, es decir, que hay que pensar en los demás y que la Gracia inmerecida; viene de y fluye por, para llegar a .

8 comentarios:

Felicitas dijo...

Es hermoso cuando te das cuenta que una vez has comenzado a creer en Jesús e intentar practicar su doctrina de amor a Dios y al prójimo, que no sólo trabajas y te esfuerzas para ti , sino que en tu esfuerzo, trabajo, oración y amor estás contribuyendo al bien eterno de otros tantos que andan en el camino... o que aún quizás no andan en él, pero que confías en que pronto lo harán. Porque la potencia de su Gracia es infinita y si pudo conmigo, contigo, podrá con ellos, por la seducción del Amor inacabable del Sagrado Corazón de Jesús. Caminamos con Él y con María.
;O)

Felicitas dijo...

Es hermoso cuando te das cuenta que una vez has comenzado a creer en Jesús e intentar practicar su doctrina de amor a Dios y al prójimo, que no sólo trabajas y te esfuerzas para ti , sino que en tu esfuerzo, trabajo, oración y amor estás contribuyendo al bien eterno de otros tantos que andan en el camino... o que aún quizás no andan en él, pero que confías en que pronto lo harán. Porque la potencia de su Gracia es infinita y si pudo conmigo, contigo, podrá con ellos, por la seducción del Amor inacabable del Sagrado Corazón de Jesús. Caminamos con Él y con María.
;O)

Angelo dijo...

Me quedo con el título (sin quitar valor a tu gran post) tener la certeza de que se camina con Cristo. Si, si, muy fácil de decirlo, pero cuantas veces dejamos que El lo recorra solo, porque dirijimos nuestra mirada a otro lado de la senda.
Abrazo

Theo dijo...

Hola. El caminar con Jesús, saberse en camino, cada hora, en toda actividad es clave, porque dejamos atrás una vida de antojos y caprichos, de rumbos desconcertantes y cambiantes y vamos ahora por otro que raspa a veces, que cuesta mantener el timón firme.La potencia de la Gracia que afirmas hermana Felicitas, esa es la clave de la construcción.
Hermano Ángelo, no siempre estamos tan seguros y hay que ver revisar si es en el Amor, porque si hay amor hay dolor, sacrificio y renuncia, pero todo ello con alegría, paz interior. Gracias por comentar.

Claudia dijo...

Saludos,

Tal vez me quedo corta en visión, pero compartir nos hace más ligera la carga, sentir más llano el camino y el sol, ese glorioso sol, nos acostumbramos a sus variaciones de temperatura y, soportamos todo.

"El Señor te escuche el día del apuro; el nombre del Dios de Jacob te proteja". Salmo 20(19) 2.

"Digo al Señor:'tú eres mi Amo; fuera de ti no tengo bien ninguno'. Salmo 16(15) 2.

=)

Theo dijo...

Hola. Tioenes razón hermana Claudia; Compartir alivia, por eso quiere que acudamos y vayamos a él.
Gracias por comentar.

Miriam dijo...

Caminar con Jesús, saberse en camino.
Eso es grande. Ayuda a centrar la mirada, a redirigir el corazón.
El mio a veces va y viene,como loco. Por suerte siempre puedo visitar al Señor en el Sagrario, y El siempre consigue volver a centrarlo.
Ayudar a los demás en el camino, llega un momento que se hace hasta necesario para el alma

Theo dijo...

Hola. Cuando visito al Señor en el sagrario vienen y van personas, todos estamos de visita muy bien atendidos. Gracias hermana Miriam por comentar.