jueves, 30 de agosto de 2018

La Iglesia es Santa


Algo que recordar que es importante meditar.

La Iglesia es Santa y no hay ni mancha ni arruga ni mucho menos pecado en Ella.

La Iglesia es víctima, la segunda después de Dios de cada uno de los pecados cometidos por sus miembros, piedras muertas, lastre de la misma.

El agredido por el depredador es el tercero en ser ofendido y luego siguen familiares en la fe, hermanos y la sangre.

El que se pida perdón  por los pecadores es parte del Misterio Corredentor por el que, cada uno de nosotros tomamos nuestra Cruz por nosotros y por todos unidos al Único Sacrificio limpio del Cordero sin pecado.

No comprender esto es no entender la Pasión y Redención de Jesús en el Calvario.

Por más gusano y lleno de pecado, irreconocible que fuera a los ojos de cualquiera, Él es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad y en Él no hay pecado alguno ni cometió la más leve falta.

Pues bien, la Esposa es más limpia que la Virgen María y Su vida es la del Espíritu Santo, pues no goza de otra vida que el de la Gracia.


Confusión, tiniebla y error  sobre el lago, quien lleva la barca debe ser Luz y Sal. Dejar clarísimo que la Iglesia es Santa como tenemos en el Credo y profesamos verdaderamente. El Señor duerme pero no deja Dios de velar.

Existe Iglesia Triunfal, Purgante y Militante...pero no infernal, salieron de entre nosotros pero no eran de los nuestros, aún bautizados, no son Iglesia cuando yacen condenados para siempre en el infierno.

Madre Iglesia SANTA.

1 comentario:

ÁNGEL ST dijo...

Theo que alegría reencontrarte de nuevo publicando. No me da para más el visitar todos los blogs que quisiera, pero ahora que veo que lo has retomado, estaré más atento. Magnífica como siempre la exposición que has hecho sobre la grandeza de la Iglesia. Todos tenemos que contribuir a darle el brillo que algunos intentan apagar. Un fuerte abrazo