viernes, 7 de enero de 2011

Empecemos

Me dices que cuando encuentres el amor de tu vida te vas a estabilizar y tu vida va a cambiar.

Pues en verdad lo creo, pero no será como tú esperas. Hoy esperas encontrar poco.

Porque ahora llamas "amor de tu vida" a uno, aun desconocido, pero muy concreto, con el que congenies y compartas tu vida, convivas y tengas todo como pareja. Y mientras tanto, el tiempo que pasa, reconoces que no dejas de olisquear todos los calzoncillos que te agradan, que tu vida está vacía, que esperas que un día llegue ese príncipe... y que tú te convertirás en una buena princesa.

Te engañas, es más, te gusta engañarte y justificar hasta lo que tú mismo ves que no conduce a nada, no te llena, y al final te sientes más ofendido, agraviado, sucio, repetido, perdido. Tiempo perdido en el que te entregas a un suspiro de alegría desgarrándote el alma.

Sólo puedes construir sobre la ROCA, si en tu convivencia construyes sobre la arena del mal, tarde o temprano caerá todo como un sueño, tu mundo finalmente se derrumbará, porque no se puede mantener nada sobre la mentira y el desorden.  ¿cómo que no lo entiendes? Tú hablas de tu pareja como si fuera tu "marido", y ese no es el camino, lo sabes, bueno pues ahora ya lo sabes. La convivencia para que funcione no tiene nada que ver con el sexo, es más, hay que aprender a convivir y establecer lazos entre nosotros evitando sensualidades y relaciones mortales.

La  relación verdadera  no consiste en recibir sino en dar. Hay que darse por completo.

¿que cómo lograrlo sin lo otro?, jajaja, ya sabes cómo, precisamente sin sexo es completo, porque tu sexualidad no es derecho al chute de placer, o el deber de chutar a tu pareja, hay que desengancharse primero. La procreación no tiene sitio en esta relación por más que un día, a tu príncipe azul, me lo pongas a parir.

Que nosotros hablamos de una relación entre homosexuales, te hablo del corazón, vivir enamorado con el corazón a todo vapor, pero tú sigues en clave pitocéntrica, y las personas no fundan su unión en eso. Precisamente, en nuestro caso, gozamos de un privilegio exclusivo que potencia el mutuo amor. Lejos de perderte algo, el amor es fortalecido, crece y rebosa por los costados.

En tu relación puede, debe y quiere estar Dios presente.


Hace una semana pasé buena parte de la tarde abrazado a un amigo (un chico) en el sofá de casa mientras repasábamos acontecimientos de nuestras pequeñas vidas en el agonizante 2010. Existe una manera de estar y compartir en la que no se puede colar ninguna serpiente, porque ellas no resisten la LUZ del verdadero amor que impera cuando se pasa una tarde abrazado a un camuflado Jesús.

6 comentarios:

Felicitas dijo...

Eres valiente en plasmar todas esas vivencias tuyas, tan particulares. Me vas a permitir ser franca contigo y que te diga, con todo el cariño que te tengo una sola cosa, como si fuera tu madre: Huye de la ocasión, hermano.
Un abrazo en el Señor.

Margalida dijo...

Tiene que ser muy complicado tener estos sentimientos. Seguramente debe ser una lucha entre tu y el yo.

Menos mal que la fe te hace fuerte, pero así y todo siento que es duro y complicado.

¿Nunca has sentido nada por alguna mujer, novieta o algo similar?

¿Recuerdas cuando te diste cuenta?

Que misterio y que cruz es esto que te ha tocado vivir.

Un abrazo...Theo y que la Virgen María te cubra con su manto protector y te llene de su AMOR.

Angelo dijo...

Los sentimientos nos engañan de forma muy sútil muchas veces. Nos convencemos de que por tenerlos son buenos y creo que lo son, pero...
¡nos conocemos! ¡sabemos que la mayoría de veces nos engañamos! ¡hablo por mí!Las serpientes siempre aparecen por algún agujero que se nos escapó. Nuestra seguridad a veces nos traiciona.Un abrazo fuerte

Theo dijo...

Hermana Felicitas, la sinceridad con uno mismo es fundamental y huir es la única manera de vencer en casi todo lo referente a la pureza, lo tengo comprobado,Jesús es muy claro en el confesionario.

Hermana Margalida, es una lucha pero por negarse a uno mismo, es un despojo que permite ir ligero y llenarnos de lo verdadero. Es duro pero es sencillo, de sencillo que es basta un botón diario, pero es que muchas veces no queremos ver la necesidad que tenemos hasta para vencer eso poco. Con las chicas cariño de amistad y al principio un deseo fuerte por sentir un deseo de atracción pero nada. Nunca he jugado con ninguna al noviazgo y desaconsejo a todos esconderse así, he visto cómo se hace mucho daño de esa manera, es una crueldad sostenida por nuestra belleza exterior y el cuidado de nuestros cuerpos que aumentan la hoguera del mal. Recuerdo que mis pensamientos siempre han tenido una orientación clara, lo que me gusta y por qué. Al principio me molestaba especialmente que se colgara alguna o quisiera algo mas allá del compañerismo.

Cualquier otra cruz sería insoportable para mí,ahora lo sé y no la llevamos para pasearnos sino para crucificarnos en ellas.

Hermano Angelo comprendo que te refieren a los sentimientos, los hay buenos pero también malos, claros o disfrazados, pero la seguridad es el descubrimiento apostólico. La seguridad no traiciona nunca, sé de quién me he fiado y permanece siempre fiel, es mi SI un "voto".

"Esta doctrina es digna de fe:

Si hemos muerto con él, viviremos con él.
Si somos constantes, reinaremos con él.
Si renegamos de él, él también renegará de nosotros.
Si somos infieles, él es fiel,
porque no puede renegar de sí mismo."



Gracias hermanos por comentar.

Gran Visigoda dijo...

He leído este post varias veces y no sabía que comentarte porque lo que me produce es una infinita ternura.
la lucha interior contra la tentación es grande y nosotros somos muy débiles a veces, casi siempre, pero a veces ocurre ese milagro de descubrir en el otro a ese Jesús escondido del que hablas y por el cual toda renuncia merece la pena y entonces el amor se eleva, nos eleva...
Theo te pondre en mi oración para que las serpientes no se cuelen por ningún sitio, para que sigas viendo a ese Jesús escondido cada vez que abraces a tu amigo...
Un abrazo muy fuerte.

Theo dijo...

Hola hermana Gran Visigoda,cuando te has encontrado con Jesús te es más fácil descubrir su mirada en los hermanos.Gracias por comentar.